1 DE MAYO DÍA DEL TRABAJO. EL VALOR DE LA INCLUSIÓN LABORAL DURANTE LA COVID-19

Las personas con discapacidad intelectual no son una carga para la sociedad. En estos momentos de crisis sanitaria, económica, social, sí son más vulnerables, pero como todas las personas contribuyen a hacer una sociedad mejor. Hay personas con discapacidad intelectual haciendo voluntariado con personas mayores, facilitando la información de manera más sencilla y comprensible, tocando música para su vecindario o simplemente acudiendo, al igual que sus compañeros y compañeras a su puesto de trabajo. Estas personas siguen invisibilizadas.

En el día del trabajo y aunque el nivel de paro entre este colectivo es elevado, el empleo con apoyo para las personas con discapacidad intelectual “puede ser un recurso salvador en estos momentos y en los que vendrán cuando todo esto pase”, como nos comenta Amelia Martínez, directora de la entidad Projecte Trèvol y David Sáez, coordinador del servicio de empleo de Upapsa.

No es banal que utilicemos la vinculación de persona con discapacidad intelectual como «recurso salvador”. Y es que como dijo el gerente de la empresa KM Zero food innovation hub “todas las empresas deberían tener a su «Salva», un chico con discapacidad intelectual generador de energía positiva, inyector nato de motivación y transmisor de optimismo puro”. “Un valor intangible para la empresa muy valioso porque la plantilla de una empresa es el soporte de la misma y la satisfacción y la lealtad son claves para su desarrollo y crecimiento”.

Existen evidencias de que la inclusión laboral de las personas con discapacidad está disminuyendo la demanda de recursos sociales y de salud y por tanto no sobrecarga al sistema sanitario. De ahí que Plena inclusión CV defienda que personas con discapacidad intelectual son fundamentales en la plantilla de una empresa, no sólo porque cumplen con su productividad como cualquier otro empleado o empleada sino porque aportan valor con su discapacidad, generan buen ambiente y “nos piden y agradecen que les cuidemos en estos momentos, porque saben que cuando empecemos a volver a la normalidad van a ser más necesarias que nunca para los equipos, para las personas, para que se pueda recuperar cuanto antes el optimismo y la actitud para afrontar los nuevos retos”, así lo consideran Maria Marti, técnica de empleo de la asociación Asmisaf y Teresa Miedes, coordinadora del área de empleo de Asindown.

Compartir espacios, tareas y responsabilidades laborales con personas con discapacidad intelectual genera un contagio emocional positivo, ya que su alta motivación, las ganas de superación, de aprender, de asumir responsabilidades, hace que estos «pequeños detalles» alejados de la rentabilidad, la producción… transforme la sensibilidad de las personas en una empresa y produzca una evolución en la cultura de la propia empresa.

“La situación está siendo dura para todos, pero en nuestra realidad, estamos atendiendo a muchos «Salvas» en situaciones de ERTE, vacaciones «pactadas» y/o «adelantadas», despidos, permisos retribuidos, contratos suspendidos, etc.”, resalta Mario Puerto, presidente de Plena inclusión CV que reúne a casi 60 entidades de personas con discapacidad intelectual,  “las entidades sociales del sector de la discapacidad intelectual y concretamente las entidades asociadas a Plena inclusión CV, seguimos apoyando a las personas con discapacidad intelectual tanto de los centros ocupacionales como aquellas personas que no tienen un recurso oficial asignado, dando apoyos y centrándonos en lo que verdaderamente importa ahora: su bienestar y cubrir sus necesidades más urgentes. En definitiva, seguimos haciendo nuestro trabajo como se venía haciendo con anterioridad a la covid-19, atendiendo a las personas y apoyando a las empresas  orientando, resolviendo y asesorando todas las dudas que en estos momentos les ha surgido”.

El empleo con apoyo constituye por tanto, una de las herramientas claves para el sostenimiento del estado de bienestar, en particular de aquellos servicios que se ocupan de la atención a personas con discapacidad severa, por varias razones. Primero porque es la única metodología que ha demostrado ser eficaz en la inclusión laboral normalizada en la empresa y por otra parte porque es capaz de lograr el aprendizaje necesario y suficiente en el desempeño de un puesto de trabajo; segundo porque una persona con discapacidad intelectual o enfermedad mental que trabaja en una empresa ordinaria está contribuyendo a la desinstitucionalización, y por tanto, supone un menor gasto para el Estado ya que, en mayor o menor medida, reduce la carga de los servicios asistenciales y aporta su cotización a la seguridad social. Pero las personas con discapacidades severas nunca podrán acceder al mercado ordinario de trabajo sin los apoyos necesarios.

Y la tercera razón, porque el empleo con apoyo cuenta con un servicio de asesoría, orientación y apoyos por parte de las entidades sociales a las empresas a lo largo de todo la vida laboral de la persona contratada.

El empleo con apoyo permite llevar a cabo el cumplimiento de la convención de la ONU de los Derechos de las personas con discapacidad y poner en práctica la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible donde uno de los principales objetivos que se persiguen es la igualdad de oportunidades entre las personas y la desinstitucionalización.

Para Plena inclusión CV la consecución de estos ODS pasan por apelar a la corresponsabilidad de cada organización, de cada gobierno o de cada empresa. Pero esta pandemia nos ha hecho ver el nivel de interdependencia que tenemos los unos con los otros y la necesidad de trabajar juntos, con alianzas sostenibles y asumiendo la corresponsabilidad de cada uno con el conjunto de la sociedad.

Os adjuntamos el texto elaborado por profesionales de la red de empleo de Plena inclusión CV sobre este tema.  Derecho al empleo (en situacion de confinamiento)

 

 

lectura_facil

El día 1 de Mayo se celebra el Día de la persona trabajadora.

En este día, PLena inclusión Comunidad Valenciana

quiere destacar el trabajo de las personas con discapacidad intelectual.

Quiere decir que su trabajo en las empresas es muy bueno.

Sobre todo porque hacen que haya un ambiente bueno

con todos los trabajadores y trabajadoras.

Esto es que dan mucho valor positivo a las empresas.

Y más en este tipo de coronavirus que todo el mundo

está más triste y más preocupado.

Por eso también es importante el empleo con apoyo

en las empresas.

Las personas con discapacidad intelectual no son una carga para la sociedad

sino que contribuyen a hacer una sociedad mejor.

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *