Discapacidad Intelectual

La discapacidad intelectual supone una serie de limitaciones en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria. Este tipo de discapacidad se expresa en la relación con el entorno y por ello depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que tiene alrededor.

Si logramos un entorno más fácil y accesible las personas con discapacidad intelectual tendrán menos dificultades y su autonomía será mayor.

La discapacidad intelectual no es una enfermedad mental.

Las personas con discapacidad intelectual son ciudadanas de pleno derecho, cada una de ellas tiene sus capacidades, gustos, sueños,  necesidades y particularidades como cualquiera de nosotros. Con los apoyos adecuados, todas ellas podrán progresar y contribuir a la sociedad.

En Plena inclusión hablamos de PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL, no de Diversidad Funcional, ni capacidades diferentes, tenemos un posicionamiento respecto al tema y dentro del Movimiento Asociativo defendemos estar terminología. Puedes descargarte aquí el Posicionamiento sobre el término discapacidad intelectual

lectura_facil

Las personas con discapacidad intelectual tienen algunas limitaciones para funcionar en su vida diaria.

Les cuesta más aprender habilidades sociales e intelectuales para actuar en diferentes situaciones.

La discapacidad intelectual aparece antes de los 18 años.

La discapacidad intelectual no sólo tiene que ver con la persona. También tiene mucho que ver con su relación con el entorno.

En entornos inclusivos las personas con discapacidad intelectual pueden desarrollar muchas habilidades.

¿Cuáles son las causas de la discapacidad intelectual?

Hay cuatro factores que pueden darse antes, durante o después del nacimiento de un niño. Se trata de:

  • Algún trastorno genético (como el síndrome de X Frágil, la fenilcetonuria, el síndrome de Lesch-Nyhan). Son transmitidos al niño a través de los genes en el momento de la concepción.
  • Trastornos cromosómicos: suceden durante el proceso de disposición de los cromosomas. Los más frecuentes son el síndrome de Down, el síndrome de Prader-Willi y el síndrome de Angelman.
  • Causas biológicas y orgánicas: aparecen antes, durante o después del nacimiento. Las principales causas prenatales son el sarampión y la rubeola durante el embarazo, el consumo de toxinas o de ciertos medicamentos. En cuanto a los factores perinatales (durante el alumbramiento), cabe destacar la exposición a toxinas o infecciones (por ejemplo el herpes genital), la presión excesiva en la cabeza o la asfixia. Por último, pueden darse algunas causas postnatales como un traumatismo craneano o una meningitis.
  • Causas ambientales: por ejemplo, carencias alimenticias de la madre durante el embarazo, el consumo de drogas o alcohol, la falta de estimulación física y sensorial y la carencia de atención sanitaria.

¿La discapacidad intelectual se cura?

La discapacidad intelectual no es una enfermedad (en todo caso, algunas veces, puede ser la consecuencia de una enfermedad). Por tanto, no es algo que “se cure”.

La discapacidad intelectual se refiere a una limitación importante en el funcionamiento de la persona, no a la limitación de la persona. Y la limitación en el funcionamiento es consecuencia de la relación de algunas capacidades limitadas de la persona con su entorno.

Además, la discapacidad intelectual no es algo estático, pues con los apoyos adecuados una persona con discapacidad intelectual mejorará en su funcionamiento y su ajuste al contexto social, físico y cultural en que vive.

Una persona con discapacidad intelectual ¿puede hacer/llevar una vida normal?

Sí, y lo deseable es que lleve una vida lo más normal posible, como una persona más en los distintos contextos en los que esté a lo largo de su vida: en su familia, en la escuela, en el trabajo, en su tiempo de ocio…

Posiblemente necesitará apoyos para hacer algunas cosas, o que algunos entornos se adapten y hagan accesibles /comprensibles. Pero es importante que viva como un ciudadano más.

¿Es cierto que las personas con discapacidad intelectual son violentas / peligrosas?

En absoluto, la discapacidad intelectual no conlleva necesariamente presentar violencia o peligro ni para la propia persona ni para otras personas.

Las conductas violentas o peligrosas, si es que se llegan a dar, suelen ser consecuencia de dificultades de comunicación y de comprensión del entorno. Los datos actuales de investigación nos dicen que menos de 1 de cada 20 personas adultas con discapacidad intelectual o del desarrollo, presenta conductas de autoagresión, y menos de 1 de cada 10 presenta conductas de agresión. Además, pasados 2 años, alrededor de 1 de cada 3 de esas personas dejan de presentar esas conductas.

¿Yo puedo tener una discapacidad intelectual?

La discapacidad intelectual se diagnostica cuando se cumplen tres criterios.

  • 1. Tener un funcionamiento intelectual inferior a 70 puntos de cociente intelectual, medido por determinadas pruebas de inteligencia.
  • 2. Tener limitaciones en las habilidades para adaptarse a la vida corriente, lo que también debe ser medido por determinadas pruebas.
  • 3. Que lo anterior se produzca antes de los 18 años de vida. Para saber si tienes una discapacidad intelectual dirígete a alguna de nuestras organizaciones (federaciones, asociaciones…) y ellos te orientarán.
picv_di1