#TodosSomosTodos EMPLEO PERSONALIZADO

BannerEmpleoLa inclusión laboral de las personas con discapacidad intelectual se enfrenta todavía a muchos retos. Los índices de desempleo e inactividad dentro de este colectivo multiplican los de personas con otras discapacidades y son considerablemente más elevados que los de las personas sin discapacidad, llegando a duplicarlos. En el caso de las personas con más necesidades de apoyo, esta situación se complejiza mucho más.

En España, hay 63.000 personas que necesitan apoyos extensos o generalizados. Es el equivalente de la población de Zamora. Según datos recabados por Plena inclusión en 2016, el 96% de estas personas no accede al mercado laboral: forman parte de esa gran masa que las estadísticas denominan “inactivas” (casi 130.000 personas según los datos de ODISMET). La realidad detrás de estos datos es que estas personas son sistemáticamente excluidas de las oportunidades laborales que surgen del mercado laboral.

Podemos cruzar esta cuestión también con la variante educación. Entre las personas con discapacidad intelectual, muchos de los entornos educativos que ofrecen formación reglada presentan barreras en la comunicación y en el acceso a la información que no se mencionan en las estadísticas sobre educación y discapacidad intelectual.  Mientras que entre las personas con otras discapacidades nos encontramos con aproximadamente un 3% de personas sin formación, en el caso de las personas con discapacidad intelectual y/o desarrollo, este dato aumenta al 28%.

El propio Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntaba en 2015 una tasa de paro del 44,7% en personas con discapacidad intelectual en España. Sumando este alto porcentaje de paro y el número de personas con discapacidad intelectual que no están activas,  llegamos a 152.300, aumentando en casi 10.000 personas desde el año anterior, una población mayor que la de Logroño.

Si esta situación se agrava entre las personas con más necesidades apoyo, el tema en cuestión es entonces ¿Estamos dando los apoyos y generando las oportunidades que las personas necesitan para ejercer su derecho al empleo? Las oportunidades laborales que hoy día están a disposición de las personas demandantes de empleo son en general puestos de trabajo previamente diseñados con un listado de tareas concretas, para las cuales una persona “es competitiva o no lo es”. Los conceptos de empleabilidad, autonomía y competitividad que ayudan al diseño de acciones formativas y permite el acceso al empleo de muchas, en ocasiones suponen barreras para personas que necesitan que estas oportunidades partan de analizar su contribución y sean negociadas para conseguir situaciones únicas.

Por ello, Plena inclusión España ha querido poner en valor la propuesta de Empleo Personalizado entre sus federaciones, una práctica sistematizada y desarrollada en Estados Unidos desde diferentes organizaciones. Tal como dice la experta Beth Keeton, el Empleo Personalizado se concentra en cultivar y aumentar el capital social para conectarse con los miembros de la comunidad y las pequeñas empresas locales. Dado que la gran mayoría de las empresas en comunidades de cualquier tamaño son pequeñas empresas, esto en sí mismo abre la puerta a un gran número de posibilidades de empleo que de otro modo serían pasadas por alto. Las estrategias de Empleo Personalizado  son poderosas tanto en las comunidades urbanas como rurales, pero cuando se combinan con iniciativas de desarrollo económico tales como la propiedad de recursos o el autoempleo pueden revolucionar la creación de empleo en pequeñas comunidades.

Entrevista sobre Empleo Personalizado

lectura_facil

En España hay 63.000 personas con discapacidad intelectual
que necesitan muchos apoyos.
De cada 100 de ellas, 96 no puede acceder a un empleo.

Plena inclusión tiene un proyecto que se llama
empleo personalizado.
Este proyecto ya se desarrolla en otros países.
Consiste en conectar las cosas que estas personas
pueden y quieren hacer
con las oportunidades en el entorno cercano.

Plena inclusión ha hecho la campaña “Todos Somos Todos”
para reivindicar los derechos de las personas con discapacidad
que tienen grandes necesidades de apoyo.
Y también para hacer más visibles a estas personas y sus familias.