Plena inclusión y Unad se unen para mejorar el tratamiento de la adicción en prisiones

El presidente de la Red de Atención a las Adicciones (UNAD), Luciano Poyato, y el presidente de Plena inclusión España, Santiago López, han firmado un convenio de colaboración que permitirá a ambas organizaciones compartir medios y esfuerzos en acciones de apoyo a personas con discapacidad intelectual o del desarrollo con problemas de adicción a las drogas.

También ambas organizaciones han acordado unir esfuerzos en proyectos de atención a personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en prisión. Un estudio reciente de Plena inclusión desvela la existencia de un nivel muy bajo de acceso a los programas de tratamiento que no estén relacionados con la discapacidad, como son los programas contra la drogodependencia (9.63%), a pesar de que en muchas ocasiones el delito por el que fue condenada la persona está relacionado con el consumo o tráfico de drogas.

Esta exclusión, que también está provocada por la falta de adaptación de los talleres y materiales para personas con dificultades de comprensión, supone una importante barrera para que personas con discapacidad intelectual o del desarrollo reclusas aumenten sus posibilidades de reinserción social.

El objetivo de la colaboración de UNAD y Plena inclusión reside en construir una propuesta de programa de intervención en el que se tenga en cuenta la accesibilidad cognitiva y que cuente, por tanto, con materiales en lectura fácil que faciliten su comprensión. Los citados materiales también se adaptarán a los profesionales de Instituciones Penitenciarias de modo que puedan ser replicados en los talleres que se imparten en los centros penitenciarios de todo el país.

 

lectura_facil

 

Plena inclusión ha firmado con la Red de Atención a Adicciones
un acuerdo para intervenir de forma coordinada y mejorar
la atención a personas con discapacidad intelectual o
del desarrollo, síndrome de Down, parálisis cerebral y autismo,
que son drogodependientes.

Una persona drogodependiente es alguien que consume drogas
y que depende de ellas.

¿Como está la situación de las personas con discapacidad en las prisiones?

Este acuerdo con la Unad va a permitir

hacer llegar materiales en lectura fácil a las prisiones

de manera que las personas con discapacidad intelectual que están allí

puedan acceder a formaciones y programas de reinserción.

Un estudio reciente de Plena inclusión muestra que la vida en las prisiones
se hace más difícil para las personas con discapacidad intelectual.

Solo un 10 por ciento

Menos del 10 por ciento de las personas reclusas

con discapacidad intelectual o del desarrollo

participan en programas o talleres de reinserción sobre drogas.

Resulta más difícil rehacer tu vida si cuando sales de la cárcel
sigues enganchado a las drogas.
Por eso es tan importante participar en los programas
de rehabilización y reinserción.

Plena inclusión va a colaborar con la Unad para adaptar materiales

y convencer a Instituciones Penitenciarias

para que los facilite a las personas internas con discapacidad intelectual.

 

 

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *