Casi 600 personas disfrutan del ocio y los viajes con Plena inclusión CV

{Play}

Publicada el:


 Este contenido está en lectura fácil.


Casi 600 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo
han viajado este año a distintas partes de España
gracias a Plena inclusión CV.

Viajar es beneficioso para todas las personas
porque salen de la rutina
y hacen amistades.

Plena inclusión CV lleva organizando viajes
desde el año 1991.

En los últimos 14 años, han viajado
más de 7 mil 300 personas con discapacidad intelectual.

_

 


 Este contenido NO está en lectura fácil.


Casi 600 personas disfrutan del ocio y los viajes a través de los proyectos de Plena inclusión CV
 
Casi 600 personas están disfrutando este año de las estancias vacacionales que organiza Plena inclusión CV desde el año 1991.
Un proyecto financiado por la Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda, IMSERSO que posibilita ofrecer oportunidades de ocio inclusivo, mediante viajes de 5 a 10 días, en recursos comunitarios y con el apoyo del voluntariado, a personas con discapacidad intelectual y del desarrollo. Unos días de vacaciones alejadas de sus rutinas y accediendo a un derecho que tienen todas las personas.
La zona del litoral mediterráneo y la parte interior de la península han sido los destinos más elegidos en esta ocasión, pero aún quedan periodos de vacaciones en el segundo semestre del año que harán disfrutar en total este año, a aproximadamente 800 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo de la Comunidad Valenciana.
En los últimos 14 años que Plena inclusión CV lleva gestionando este proyecto, se han podido beneficiar de estos viajes en torno a 7300 personas.
En estas estancias de vacaciones, el voluntariado es un apoyo esencial que permite visibilizar al colectivo de personas con discapacidad intelectual en el entorno comunitario, que posibilita su participación y fomenta relaciones significativas de amistad. Sin el voluntariado, las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo no contarían con los apoyos que necesitan para hacer prevalecer sus derechos fundamentales, más concretamente si hablamos de estancias vacacionales, hablamos del derecho al ocio y a la participación en comunidad.
Además, se presenta como una conexión entre el colectivo de personas con discapacidad y la población general. Al fin y al cabo, el voluntariado permite que esas realidades se acerquen entre sí, y es de esta forma que podemos romper prejuicios, barreras o estereotipos. El voluntariado se forma para conocer las capacidades, gustos y expectativas de las personas a las que apoya, de tal manera que respeta y favorece la autonomía personal.
Viajar y disfrutar de los recursos que ofrece la comunidad es esencial para el bienestar de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.

_

 

Comparte este contenido:
Entrada anterior
Abuelas y abuelos de nietos con discapacidad
Entrada siguiente
Gestión de emociones de los hermanos y hermanas de personas con discapacidad intelectual